sábado, 3 de mayo de 2014

Dummy Jim



Poesía visual. Tal vez esa es la mejor descripción de la película que se me ocurre en el momento. Y no lo digo como un intento de zafarme de decir algo específico sobre ella y deformar la crítica en una ambiguedad aparentemente comprensible. Hay escritores que creen que el cine no tiene forma alguna de producir el nivel de sensibilidad frente a la realidad que puede producir la literatura. Pienso que deberían ver una película como esta y preguntarse si siguen creyendo lo mismo. Bueno, tampoco es una experiencia visual religiosa o de tipo transformador. Lo que realmente me gustó fue la sutileza de sus planos, la plasticidad de sus metáforas (como desenfocar la imagen cuando el personaje dice sentirse enfermo), la forma de involucrar la música hasta llevarla a puntos chocantes, solo para meter al espectador en la pesadilla del personaje. 
No es un documental, no es una ficción. Es una recreación basada en el libro de James Duthie "I cycled into the artic circle". Sobre un escocés sordomudo que decidió ir en bicicleta desde su país hasta Marruecos, pero que cambió el rumbo y terminó en el Artico. Con el solo storyline uno se engancha en la historia, pero con el uso de recursos como la animación, el collage, la inclusión de planos aparentemente inconexos uno llega a apreciar la sencillez de la construcción, maravillosamente acompañada además, de pocos pero inclusives textos como este "Proverbio holandés: Dios hizo el mar. Pero nosotros hacemos la orilla."
Creo que es muy fácil hacer un cine experimental incoherente y repleto de simbolismos incomprensibles. El mérito es hacer cosas como estas, que sin decir mucho, digan lo suficiente. 


sábado, 24 de agosto de 2013

Dans la maison

Dirección: François Ozon
País: Francia
Año: 2012
Con: Fabrice Luchini, Ernst Umhauer, Kristin Scott Thomas

Cuando vi el trailer de esta película me imaginé algo un poco morboso, no lo voy a negar. Pero empecé a ver que tenía buenas críticas y decidí verla. Debo decir que me gustó mucho. Es sutil, entretenida y elegante. Morbosa? morbosos los seres humanos, que en medio de su llamada madurez y civilización niegan que son tan chismosos y metidos como cualquier animal y que llevan encendido el bicho de la curiosidad, que pica cada vez que se encuentran a una persona con una posible historia interesante por detrás o tal vez, tan aburrida que provocan ganas de ridiculizarla. Eso es precisamente lo que le sucede a Claude Garcia, un estudiante de secundaria que se siente atraído por la familia clasemediera de su compañero Rapha, al punto de maquinar una serie de estrategias para ganarse su confianza y entrar en su casa, en su vida, y narrarlo todo en relatos que su profesor de literatura, un escritor frustrado en esencia (tal vez por no haber sido tan temerario como su estudiante) no puede dejar de leer. Pero ¿cuando se cruza el límite de la realidad y la ficción? ¿qué tan dispuesto está el escritor a intervenir en la vida de sus personajes para obtener una buena historia? 
Y entonces Ozon nos arrastra delicadamente por la historia hasta que nos descubrimos dispuestos a encontrarle un final, de la mano de nuestro perturbado personaje, dispuesto a desequilibrar el orden de la familia de Rafa, sin saber precisamente a dónde llegará. 
Y no dejen de notar la banda sonora, maravillosa. Les dejo un pedazo:

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Mis favoritas: Eternal sunshine of the spotless mind

Dirección: Michel Gondry
País: EE.UU 
Año: 2004
Con: Jim Carrey, Kate Winslet, Kirsten Dunst


La primera vez que vi esta película fue hace casi ocho años. Pensé: que vaina tan loca y seguí con mi vida. Las siguientes veces que atrapaba pedazos de esta película en televisión pensaba: tiene su encanto. La semana pasada la vi completa por segunda vez y la encontré total y absolutamente maravillosa. Lloré. Lloré porque ahora sé lo incómodo que puede ser recordar cuando tus recuerdos involucran a alguien que ya no está. Esta película es sobre eso, sobre ese tormentoso pasar de las imágenes del pasado, de cosas que ya no existen y que en un momento te hicieron asquerosamente feliz y que ahora te duelen como nada en el mundo. Quisieras poder olvidar, dices, quisieras que el otro te olvidara, también dices. A veces tomamos demasiado ligeramente el verbo olvidar. ¿Y si apareciera alguien capaz de darte ese maravillosa alegría de la ignorancia? ¿Lo harías? ¿Borrarías todo?
Tal vez en el camino, cuando lo piensas detenidamente, por más dolorosos que sean algunos de esos recuerdos, no querrías suprimir esa experiencia de tu vida, querrías saber que existió ese que fuiste en ese entonces junto a otra persona, esa irreconocible y enamorada versión de ti mismo.

El argumento es ingenioso, pero lo que la hace realmente ingeniosa es la construcción: estás metido en los recuerdos mientras van desapareciendo, se van desmoronando literalmente. Joel quiere detener el proceso, no quiere olvidar a Clementine, entonces juntos recorren otros recuerdos que no les pertenecen, humillaciones, recuerdos de infancia, miedos, buscan esconderse para no tener que separarse en la mente de él. A veces, cuando los recuerdos se agotan, solo queda inventarse alguno. 

Les pongo un pedacito:


Visualmente es estupenda, las actuaciones ni se diga. Si no les gustó tanto la primera vez porque se perdieron, vuelvanla a ver y disfrútenla. Es casi un imperativo.

domingo, 14 de octubre de 2012

Jeux d'enfants

Director: Yann Samuell
País: Francia
Año: 2003
Con: Marion Cotillar, Guillaume Canet.

Lo primero que hay que decir es que esta película es ligeramente demente. Su storyline y varias de sus escenas podrían encajar con el modelo de película cursi hollywoodense, pero no se queda ahí: Julien y Sophie se retan de niños a un juego que consigue precisamente en retar al otro a algo. Un juego que están dispuestos a llevar a los límites con tal de probar algo: que se quieren de un modo absoluto y como ya dije demente. Porque no se me ocurre otra palabra. Los personajes no son su personaje cursi promedio, sus héroes perfectos por antonomasia, no dicen el monologo romántico que todos esperamos, son crueles, egoistas e infantiles. ¿Acaso no somos todo un poco así? Acaso no hemos querido alguna vez algo o alguien absoluta e irremediablemente pero hemos preferido hacer cualquier cosa antes de admitirlo?
Esta película genera constantemente la sensación de ¿QUÉ DEMONIOS?, le da risa y ganas de llorar o incluso ganas de golpear a la gente por loca y masoquista. Pero esa es precisamente la gracia. La recomiendo si quieren ver algo diferente y a la vez enfermizamente cursi.




Además juega con una estética que podría resonar a Amelie, juego de montajes y colores para llevarnos a lo onírico y lo infantil. Y con la deliciosa Marion Cotillard.

sábado, 28 de abril de 2012

The classics: Blade Runner


Año: 1982
País: EE.UU
Director: Ridley Scott
Con: Harrison Ford, Rutger Hauer, Daryl Hannah.

Creo que cualquier cinéfilo ha visto o por lo menos escuchado de esta película. Hace parte de lo que se conoce como cine de culto. Si me lo preguntan... bueno solo podría aventurar respuestas al respecto, para mayores informes busque a un crítico de cine. No soy muy fan del cine futurista, pero he de reconocer que esta película me provocó una sensación de angustia existencial, lo cual creo que era en parte el objeto. En un caótico mundo del 2019 han sido creados los réplicas: humanoides iguales a los seres humanos en apariencia, pero superiores en fuerza. Acá ya se adivina uno de los problemas centrales de la peli (y a todas estas de quienes observan con pesimismo los avances tecnológicos): ¿Qué pasaría si la maquina creada por el hombre se vuelve superior a él? y por supuesto ¿Qué pasaría si se vuelve en su contra? Admitámoslo, cuando uno lo piensa, puede llegar a ser muy miedoso. Pero en fin, para controlar a estos humanoides, existe un escuadrón de la policía llamado los Blade runners, encargados de desaparecer a estas criaturas para que todos vivamos en paz en un espantoso mundo consumido por la niebla, los carros voladores y los edificios gigantes, a tal punto que hemos decidido irnos a colonias extra espaciales para vivir una vida mejor. Lo espantoso, por supuesto, radica en que dicho mundo no parece tan lejano, así como vamos. Claramente no hablo de los carritos voladores, que por demás no entiendo porque siempre hacen parte de las especulaciones sobre el futuro, sino de esa deshumanización del mundo, esa cultura de las ruinas, no sé si se entienda. Este efecto es logrado gracias a la buena construcción del espacio imaginario: desde la ropa hasta los sofisticados efectos especiales (para aquel entonces), pasando por la escenografía. En términos estructurales tenemos un conflicto que debe ser resuelto, un villano, un romance, unas víctimas y claramente, un heroe (Harrison Ford, queremos un hijo tuyo). Aparte de eso, es considerada un hito en el cine de ciencia ficción, referenciada en múltiples series y ánimes, y junto con Alien, el octavo pasajero, uno de los títulos más reconocidos del director.

Nota: les suplico que ignoren la musiquita del final de este trailer que suprime el valor de la película en sí misma y que realmente no tiene nada que ver con el contexto, pero era el mejorcito que encontré. (si quieren pueden ponerle mute un poco más adelante de la mitad)


lunes, 5 de marzo de 2012

The artist


Año: 2011
País: Francia, EE.UU
Director: Michel Hazanavicius
Con: Jean Dujardin, Bérénice Bejo.


Imagino que alguna idea deben tener de esta película. Si les gusta el cine habrán visto la publicidad, se habrán enterado que ganó cinco oscares y que es una de las grandes favoritas de la temporada. Qué puedo decir, hay que verla. Sobretodo, hay que verla en cine. La historia es sencilla: George Valentin es un actor de cine mudo que se enfrenta a la entrada del cine sonoro en su vida y en su carrera. Como dije, la historia es simple, tal vez demasiado. Creo precisamente que ese es su valor. En una era en la que el cine ya no sabe qué hacer para sorprendernos nos manda en un viaje en el tiempo hasta los años veinte. Ubíquese en ese entonces. No hay sonido en el cine. Y ese sentido privado, ese ritual de sentarse frente a la pantalla lo pone a usted en el lugar en el que debe estar siempre: el espectador que da sentido a aquello que ve. No me paso a discusiones discursivas o semiológicas, pero creo sinceramente que la experiencia que ofrece esta película es un regalo. Nada de explosiones sonoras, nada de efectos de millones de dolares. Nada de recursos efectistas para hacerlo saltar de su silla. Solo el cine en su esencia. Aprenda a hacer silencio, aprenda a ver la imagen por la imagen. Aprenda a hacer eso que Hollywood le quitó hace rato.

No pongo el trailer porque no cuadra acá. El trailer es una invención muy moderna para una película tan anacrónica.

the-artist-poster-350x500.jpg

domingo, 19 de febrero de 2012

Mis favoritas: The virgin suicides

País: EE.UU
Año: 1999
Director: Sofía Coppola
Con: Kirsten Dunst, James Woods, Kathleen Turner

A mí esta película me hizo mella. Me fascinó desde el principio. Me trastornó. Pum, primera escena: planos de un barrio, luego plano de perfumes en el baño, se oye la ambulancia en el fondo y el gotear de una llave. Siguiente plano Cecilia mirando más allá de la cámara, en la tina. Pum. Ese plano es suficiente para marcarlo a uno o por lo menos a mí. La cara de Cecilia totalmente abstraída de la realidad te da instantáneamente al personaje. Cecilia es una mujer, aunque en el cuerpo de una niña, que no quiere nada más de la vida ¿Qué? Tienes que seguir viendo esto. Tienes que.
No hay que dejarse llevar por el título escabroso. No me parece escabrosa, me parece fascinante, misteriosa, mágica. No tengo muchas palabras para esto, sé que no es perfecta, pero es de mis favoritas y por eso la recomiendo. Me gusta mucho la poesía y la sutileza de Sofía Coppola para narrar esta historia, para engancharte con estos personajes, y dejarte preguntándote, como a los chicos, sobre las Lisbon.
Empezando por el trailer, que es bien atrapante y soy capaz de ver mil veces sin cansarme.

- What are you doing here honey? You're not even old enough to know how bad life gets. 
- Obviously doctor, you've never been a thirteen year old girl.

No creo que haya que explicar el peso de ese diálogo.